La Fenapp planteó “no multiplicar la semilla de papa transgénica” en el área diferenciada bonaerense

La Federación Nacional de Productores de Papa (Fenapp), expuso su firme postura de “no multiplicar la semilla de papa transgénica” en el área diferenciada bonaerense, establecida en los municipios de Tres Arroyos, San Cayetano y González Chávez.

El pedido oficial se hizo mediante una reunión desarrollada en el Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia, a cargo de Javier Rodríguez de la cual participaron el presidente de Fennap, Carlos Fernández, el vicepresidente, Mario Raiteri, el secretario de Relaciones Institucionales, Raúl González y el coordinador de equipos técnicos de Coninagro, Marcelo Espinoza, junto con otros funcionarios.

Según se informó, Rodríguez accedió al pedido de los productores y lo reafirmará con una resolución, tras algunos estudios, en los próximos 15 días aproximadamente. Además, se establecerá un protocolo de seguimiento para la obtención de este tipo de papa en el resto del territorio provincial destinado a consumo.

“Nuestro planteamiento se basa en que a corto plazo este tipo de papa puede generar inconvenientes ya que no es aceptada por destinos de exportación de Argentina, como son los países vecinos de Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile a los que se accede a través de papa fresca o industria”, aseguró Mario Raiteri a LA CAPITAL.

El dirigente sostuvo además que “se pidió que las autoridades de fiscalización y control acepten la documentación en forma virtual y no como hasta el momento que se pide de impresa, ya que de esta manera haremos más ágil el sistema”.

Otro de los temas tratados en la audiencia fue la necesidad de un apoyo crediticio del Banco Provincia con líneas destinadas a construir almacenes por parte de los productores para que haya mercadería en stock ante dificultades climáticas que impidan la recolección de la papa.

“Esto nos permitiría seguir manteniendo una oferta en los distintos mercados, además de frenar esas subas o picos de precios que perjudican al consumidor. También queremos mejorar la condición de calidad de vida en el campo, y del trabajo que realiza el empleado rural, comprando casillas y baños móviles porque la producción se traslada permanentemente en distintos campos y zonas”, aseguró el dirigente.

“No obstante, otros de los puntos, está en lograr adquirir maquinarias con la última tecnología que alivie las condiciones del personal a cargo”, indicó Raiteri.

Trabajo en negro

En otra parte del encuentro, la Federación Nacional de Productores de Papa ratificó “su lucha contra el trabajo en negro, esclavo y de menores” y los integrantes se mostraron predispuestos a “conformar mesas de diálogo con el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Agrario para analizar las diversas problemáticas que sirvan para formalizar esta cuestión”.

Raiteri aclaro que, “en materia productiva los distintos problemas que están llamados a ser resueltos por la incorporación de nuevas tecnologías deben darse en el marco de una discusión sobre las prioridades”

“Para hacer un uso racional y eficiente del recurso público que a veces es insuficiente y se dispersa en universidades, INTA o chacras experimentales hay que tener como objetivo esencial generar papa en cantidad, sanidad e inocuidad para mercado interno o externo”, concluyó el vicepresidente de la Fenapp.